Log in

Guía práctica para los clientes de Bankia

  • Published in Actualidad

bankiaworry¿Qué pasa con mi dinero?, ¿puedo perder mis ahorros?, ¿y mi hipoteca? Éstas son sólo algunas de las preguntas que se hacen los clientes de Bankia tras la dimisión de su presidente, Rodrigo Rato.

Lo primero que debería aclararse es que Bankia, aunque por su tamaño y problemas de solvencia ha acaparado toda la atención, en el fondo tiene los mismos problemas que la mayoría del sector financiero español: un exceso de activos inmobiliarios tóxicos, una morosidad peligrosamente al alza, una falta de liquidez que le imposibilita ejercer con normalidad su actividad y las inyecciones del Banco Central Europeo como única gasolina.

Desde este punto de vista, a la hora de poner a buen recaudo los ahorros, uno no sólo se debe mover por los titulares del día, sino que debe entender que todo el sistema financiero español está enfermo.

No obstante, también es cierto que el propio sistema ofrece unas reglas de actuación. Aquí están sus rasgos más importantes.

1. Depósitos garantizados

El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) asegura que, aunque una entidad quiebre, esta hucha cubre los ahorros de los clientes hasta un máximo de 100.000 euros por persona y cuenta. Eso sí, debe puntualizarse que su ámbito de actuación se limita a cuentas corrientes y depósitos.

También debe recordarse que, actualmente, el Fondo de Garantía de Depósitos está prácticamente vacío, tras las subastas de CajaSur, CAM y Unnim, y que el Gobierno ultima un acuerdo con el sector para volver a llenarlo, adelantando las aportaciones de los próximos diez años.

Este vehículo se nutre de las inyecciones que, obligatoriamente, deben hacer todas las entidades cada ejercicio, y también se va a utilizar en las subastas de Banco de Valencia, Catalunya Caixa y Novagalicia.

De hecho, los cálculos que está haciendo el Gobierno con las entidades para volver a llenarlo incluyen el plan de rescate de Bankia.

Por tanto, todo el sistema está interesado en garantizar que los ahorros de los españoles estén a salvo, lo que hace que para este tipo de productos, en principio, no exista ningún riesgo. La filosofía es: todos a una, como en Fuenteovejuna.

Tendría que producirse una auténtica debacle (la intervención del país) para que el FGD no pudiera hacer frente a sus compromisos. Pero, en ese escenario, toda la banca se vería golpeada, ya que los principales acreedores del Estado son las propias entidades .
 

2. Hipotecas y créditos

Aunque Bankia quebrara, como ocurre cuando una empresa suspende pagos, no desaparecería la deuda que se tenga con la entidad. Al contrario, como se vió en la intervención Banesto, cuando se llega a ese punto, más se esfuerza la entidad en cobrar el dinero que se le debe. Y eso afecta a todo tipo de créditos.

Eso sí, las condiciones que ya se tengan firmadas no varían. Es decir, que aunque la entidad quiebre, no puede subir los intereses que cobra (más allá de la evolución del euribor) porque se trata de un contrato en regla.

Incluso, aunque el Gobierno cambiara la ley y permitiera elevar la comisiones en casos extremos como éste para garantizar la solvencia de las entidades, no podría aplicarse para los créditos ya vigentes, porque la normativa española prohibe el efecto retroactivo.
 

3. Fondos garantizados, preferentes, bonos convertibles

lehmanEl Fondo de Garantía de Depósitos, como dice su nombre, sólo cubre el dinero que se tiene en este tipo de cuentas y, por tanto, otros instrumentos, como los fondos garantizados, por mucho que su nombre incluya ese adjetivo, no tienen garantía legal alguna de que se cobrarán si ocurre una debacle.

Basta con recordar la caída de Lehman para comprobar como todo aquello que no sean depósitos puede evaporarse si quiebra una entidad.

Además, también debe advertirse de que la retribución de muchos de estos instrumentos está condicionada a que Bankia tenga beneficios, por tanto, basta con que el saneamiento que le imponga el Gobierno le lleve a presentar pérdidas un año para que la entidad no pague los intereses prometidos.

4. Acciones en bolsa

Tanto los clientes de Bankia, como ahorradores de otras entidades, acudieron a la salida a a bolsa de la entidad y ahora están viendo que el título está en caída libre tras la dimisión de Rato.

Aquí, como ocurre con cualquier otra sociedad cotizada, es el mercado quien dicta los destinos de la entidad. Con la excepción de si el Ministerio de Economía le exige fusionarse con otro banco: ahí el precio de las acciones dependerá de la ecuación de canje que se pacte, y lo lógico es pensar que se hará en beneficio de la otra parte, que es quien estará en situación de mayor fuerza (como ya ocurrió con la integración de Cívica en CaixaBank).

Más interrogantes se abren en el supuesto de que la situación se agravara tanto que el Gobierno tuviera que terminar interviniendo y nacionalizando la entidad, como ya ha ocurrido con CajaSur, CCM, CAM, Unnim, CatalunyaCaixa, Novagalicia y Banco de Valencia.

De todas sociedades, sólo dos tenían acciones cotizadas: CAM, cuyos inversores han perdido todo el dinero; y Banco de Valencia, del que todavía se está esperando el desenlace.

5. Comisiones y contratos

Donde sí pueden producirse cambios, al entrar un nuevo gestor, es en toda la estrategia comercial de Bankia. Hablar de qué puede ocurrir aquí es ciencia ficción, pero lo que sí está claro es que la entidad podría modificar las actuales condiciones de algunas políticas de comisiones, porque así lo permite la normativa del Banco de España, y de sus campañas comerciales.

Eso sí, el supervisor también limita los intereses máximos que pueden cobrar todas las entidades. También puede haber cambios de servicio si, como se prevé, hay más cierres de oficinas y reducciones de plantilla.

Fuente: LaInformacion.com

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net