Log in

¿Por qué mis empleados se van?

  • Published in Top Management
Son muchas las razones por las cuales un empleado se va de la empresa. Foto:occ.com.mx

¿Grave problema, no? Que los trabajadores de una empresa no permanezcan por un buen tiempo, generando así una alta rotación de personal y todo lo que eso implica. No se preocupen, a continuación voy a explicarle los diferentes motivos por los cuales el personal de una empresa decide abandonarla.

De todos modos algo que debe recordar es que existen dos grandes categorías para agrupar estas situaciones, algunas veces es realmente un problema de la propia empresa y en otras ocasiones, por temas del mismo trabajador.

Mal ambiente laboral

Aquí no hay mucho que decir. Mi experiencia como consultor, me llevó a comprender que un gran porcentaje de los casos de deserción laboral se deben a un mal ambiente de trabajo. La ecuación no es muy complicada:

Compañeros complicados + superiores que hacen la vista gorda = desmotivación del personal

Algo que siempre recomiendo es que en la empresa existe una persona encargada de recursos humanos, pero no solamente para contratar personas, despedirlas o dar permisos laborales, sino también para que haga una constante medición del clima laboral y también sugiera acciones para elevar la calidad del mismo. La idea es que algún día nuestra empresa se convierte en una suerte de “Great Place To Work”

Obviamente prestar especial atención al machismo y feminismo dentro de la empresa, ambas situaciones típicas y muy poco saludables para el ambiente laboral.

Falta de meritocracia

Tengo incontables anécdotas (Algunas personales otras fruto de consultoría) en la que una persona o bien trabaja y el resto no, o bien hace un mayor trabajo, pero nunca es reconocido ese esfuerzo.

Recuerdo una anécdota en una empresa, en la que un vendedor generó ingresos por unos 5.000 dólares (Superando su objetivo) y el resto de sus compañeros, ni siquiera superaron los 500 dólares. El jefe de ventas se enojó con todo el equipo y hasta tomó ciertas medidas a todos por igual, generando una inmensa desmotivación en su vendedor estrella y obviamente la salida de ese excelente trabajador que le generaba muy buenas ventas.

No existe peor mal en una empresa que él no reconocer el esfuerzo y trabajo no solo del equipo, sino de los miembros de la misma. Dicho de otra forma, no saber reconocer quién tiene realmente puesta la camiseta de la empresa.

Explotación/ sueldo

Es raro ver que muchas empresas tienen personas con un título, posgrado y una muy buena experiencia laboral y estar ganando un sueldo similar a un recién egresado o hasta pasante. La realidad es que en las empresas como en el fútbol, hay que saber reconocer la calidad de los buenos jugadores y pagarles lo que valen.

Siguiendo con anécdotas interesantes, nunca olvidaré la vez que un colega me comentó que una prestigiosa universidad quería contratarlos como docente (trabajando de lunes a viernes 3 horas) y cobrando un salario de 5 dólares la hora. Visto de otra forma, le iban a pagar uno 350 dólares por trabajar unas 60 horas, siendo que como consultor cobraba 35 dólares la hora.

¿Le suena parecido? ¿Le pasó alguna vez? ¿Lo está haciendo con sus trabajadores? Recuerde que en temas de salarios no siempre se trata solo de ser equitativos con todos, sino también de saber reconocer quién vale más que lo que se le está pagando.

¿No tiene suficiente dinero? ¿Es una empresa muy nueva? Todo es negociable en esta vida, estoy seguro que se puede llegar a un buen arreglo que sea diferente a explotar laboralmente a alguien que vale mucho más.

Desorganización

Cuando una persona enloquece, algo sucede en su cabeza. Esa situación hace que exprese esa locura, ese desorden o desequilibrio en su forma de actúa, pensar, hablar y comportarse. Algunas veces en las empresas sucede algo similar. Me refiero a la desorganización de los superiores.

Muchas veces la desorganización del los jefes se traduce en una desorganización total en la empresa que genera una sensación de inseguridad en los propios empleados que nunca saben qué va a suceder (o qué está sucediendo)

Cambios en las estrategias, tareas de un minuto a otro, falta de planificación de actividades, solicitud de horas extra sin sentido, en fin existen numerosos efectos de la falta de organización.

Así que recuerden, una empresa desorganizada, genera inseguridad en sus trabajadores; y la inseguridad como todo miedo, hace que la gente actúa de formas inimaginables.

Desmotivación

Si bien no es nuestro trabajo andar ayudando a las personas como si fuésemos su psicólogo personal; es importante comprender que desde la empresa podemos activar ciertas acciones que ayuden a motivar al personal.

Algo interesante que vi muchas veces en consultorías donde me contratan para motivar el personal, es que el problema no era la falta de motivación de las personas, si no las actitudes desmotivadoras de los propios jefes.

Traduciendo: Muchas veces no se trata de motivar al personal, sino más bien de no hacer cosas que lo desmotiven.

¿Mi consejo? No cuesta nada crear pequeñas acciones para motivar a los trabajadores, desde festejos a los cumpleañeros, hasta un mail con humor de parte del jefe o inclusive hacer “breaks” durante la jornada laboral de unos 10 a 15 minutos para que la gente comparta un momento de descanso.

Superiores autoritarios

¿Recuerdan lo feo que se sentía como niños que nuestros padres no nos dejen hacer algo diciendo la famosa frase: “porque lo digo yo y soy tu padre”? Ahora imaginen esa misma situación pero en el ambiente laboral y con un jefe.

Un jefe es una persona que si bien tiene autoridad por el cargo que tiene, no necesita necesariamente ser autoritario y mucho menos convertirse en un dictador.

Tengo tantos ejemplos de esto que no sabría dónde empezar, desde el jefe de un amigo le pidió algo imposible (Conseguir un helicóptero) de un día para el otro, hasta inclusive colegas que le pidieron un plan de marketing (Pero de los pesos pesado, con investigación de mercados y todos) para dentro de una hora.

Recuerden entonces, las personas trabajan por necesidad, pero nadie tiene la necesidad de que un superior abuse de ellos por la posición que ocupa dentro de un organigrama.

Falta de recursos

Desde vendedores que no tienen ni tarjeta personal, hasta secretarias que tienen computadoras sin acceso a internet, pasando por personal e atención al cliente que no tiene folletos para entregar.

La falta de herramientas en la vida laboral de una persona, lleva a una desmotivación porque no puede llegar a sus expectativas en términos de objetivos personales. Si aparte de esto sumamos algunos de los factores que expliqué anteriormente, entonces esa persona se convertirá en una bomba por estallar.

¿Quieren que sus trabajadores se queden? Denles todas las herramientas posibles y mucho más si se puede, dejen que ellos puedan elegir y crear su propia metodología de trabajo, pero no coarte su accionar.

Favoritismo

No hay nada más feo que ver ascender a ese inútil de la oficina, solamente porque su padre es amigo del director. ¿Le suena conocido? Claro que sí, siempre hay alguna especie de favoritismo en una empresa.

Desde el colega que siempre le dan permiso hasta para ir a pasear a su perro, hasta el que niño o niña mimada que nadie le dice nada.

El favoritismo, mezclado con la falta de meritocracia es la combinación perfecta para desmotivar a todo un equipo de personas y ver como poco a poco abandonan el barco.

Falta de comunicación

La comunicación interna de una empresa es algo clave porque es algo saludable que todos estén informados y al tanto de ciertas situaciones, cambios o inclusive problemas. Uno de los grandes problemas de la humanidad es la falta de comunicación o la incapacidad de hacer buenas comunicaciones entre las personas.

Si quiere que su personal se sienta seguro, confiado y cómodo entonces active mecanismos de comunicación en donde se informen diferentes cosas. Puede ser desde un nuevo trabajador y presentarlo a los colegas, hasta inclusive premios o reconocimientos que obtuvo la empresa y que harían que todos se sientan orgullosos.

Falta de capcitación

Hace poco un amigo me comentaba que ascendieron a un compañero de trabajo para que asuma un importante rol administrativo y que esta persona no sabía ni siquiera utilizar Excel, siendo su trabajo sería justamente desarrollar y trabajar con diversas plantillas.

Algo que las empresas deben comprender es que deben estar siempre capacitando a su personal en diversos temas. No se trata de esperar a encontrar una situación poco agradable para hacerlo, sino más bien prevenir esto.

Muchas veces cuando me contratan para brindar capacitaciones de atención al cliente o ventas, ya es tarde, el daño ya está hecho y ahora solo queda apagar el incendio, cuando hubiese sido mucho mejor prevenirlo. Por eso que una frase que utilizo mucho con mis clientes es:

[su_quote cite=”Mariano Cabrera Lanfranconi” url=”www.facebook.com/marianocabrealanfranconi”]No me llames cuando quieras que apague tu incendio, sino cuando quieras prevenirlo[/su_quote]

Así que ya saben, no capacitar al personal va a generar una caída en su desempeño y esta caída inclusive llevará a la frustración y desmotivación, donde posiblemente esa persona decida abandonar la empresa.

Espacio de trabajo poco higiénico

Nadie quiere trabajar en una oficina que parezca un puesto de mercado, tampoco ir a un baño y que el inodoro tenga ese horrendo color amarillento que demuestra que hace siglos no lo limpian, mucho peor es ser picado por una araña porque nunca fumigaron desde el año de lanzamiento.

No digo que debamos tener una oficina lujosa y que parezca la NASA, pero tampoco cuesta mucho tener un lugar ordenado, limpio, higiénico.

Recuerde que las personas pasarán ¾ partes de su vida trabajando y si van a pasar más tiempo en una oficina que en su casa, procure darles un espacio acorde y en buen estado para trabajar.

Mejores oportunidades

Ya para el final, aunque hagamos todo lo anterior de la mejor forma posible y respetando todos los puntos, siempre existe la oportunidad de que las personas encuentren o deseen mejores oportunidades.

Desde un trabajo acorde a sus estudios, hasta un mejor sueldo o el simple hecho de querer lanzarse a la aventura de emprender, siempre está el riesgo de un factor externo a nuestra empresa que haga que los trabajadores decidan irse.

Solo me queda decirles que una cosa es tener un riesgo (el que acabo de explicar) y algo totalmente diferente es realmente tener una empresa que es una bomba atómica apunto de estallar.

A fin de cuentas, sin personal, una empresa no es una empresa y si una empresa no puede desenvolverse con fluidez, entonces siempre estará yendo a una velocidad menor de lo que podría. Las empresas se crearon para ganar dinero y hacer negocios, el riesgo siempre existe, pero queda en ustedes, buscar cómo disminuirlo.

Fuente:mclanfranconi.com

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net