Log in

Claves para convertirse en un gran jefe

  • Published in Top Management
Ocho claves para convertirse en el mejor de los jefes Fuente: gannett-cdn.com

Trabajar duro y ser amable con la gente debe ser nuestra prioridad. No debemos olvidar que la diligencia y amabilidad están siempre en el lugar de trabajo. No siempre es fácil el trabajo del jefe pero los siguientes consejos son un buen lugar para empezar.

1. No trates de ser el "jefe genial".

Demostrar autoridad y mantener los pies en la tierra puede ser difícil de equilibrar, por lo que los límites son fundamentales. Si bien hay un número de maneras de distinguir a uno mismo como un líder, los gestos simbólicos o superficiales significan poco. No te dejes atrapar en vestirse de manera más formal, tener reservado un lugar de estacionamiento o de los almuerzos de lujo. Opta por diferenciarte siendo el primero y el último en salir y exhibiendo un entusiasmo implacable. Deja que las relaciones con tus empleados se desarrollan de forma natural y no te preocupes por si te ven como un amigo o confidente. Ese no es tu trabajo.

2. Recuerda su fuerza de trabajo no es su familia.

Tú y tu personal son compañeros de equipo, amigos cercanos incluso, pero no es son una familia. Cada empresa se beneficia con relaciones saludables pero no se comparan con la intensidad y la obligación que viene asignada con la palabra "familia". Esto no significa que no puedas tener una relación cordial pero trata de no introducir aspectos demasiado íntimos de tu propia vida. Es bueno dejar en claro esto desde el principio y puede prevenir algún mal entendido, a veces el exceso de confianza puede tener el efecto contrario.

3. Escuchar y aceptar la crítica.

Esto puede ser la regla más difícil de seguir para los líderes que para el resto de la empresa.Son muchos los jefes que tratan de implementar un ambiente que da la bienvenida a la retroalimentación constructiva, sólo que en ocasiones pierden el foco y toman represalias contra el primer empleado bienintencionado que critica sus propias actuaciones. Dale a tu equipo un formato para abordar estas cuestiones que de otro modo no se animarían a hablar. De tal manera les estarás mostrando tu honestidad y compromiso aceptando la crítica.

4. No tengas sólo objetivo.

Como jefe tienes la posibilidad de elegir tu grado de visibilidad. Estar lo suficientemente cerca para dar a la gente el apoyo que necesitan pero estar lo suficientemente ausentes para que no pueden encontrar nada que no les guste de ti. Siempre que sea posible, ofrecer buenas noticias, novedades interesantes, nuevas contrataciones, etc. Regula cuidadosamente tu presencia y prestar atención al tono de tus interacciones. Incluso si eres divertido evita la tentación de ser el jefe divertido. Si haces una broma es probable que ofendas a alguien.

5. Utiliza a los competidores como motivadores.

Pasar un mes hablando de un competidor y cómo cada uno de tus empleados puede mejorar la ventaja competitiva de tu empresa al abrazar el deseo de ganar. ¿Tienes un lanzamiento de un próximo producto, conferencia o presentación en público? Concéntrate en ese plazo y crea una narrativa que ponga a punto el deseo de tus empleados. Esta es una técnica de motivación de éxito, ya que los equipos a menudo se desempeñan mejor cuando pueden competir contra una fuerza externa. La gente tiende a ver sus vidas en términos de estructuras argumentales simples con un elenco de héroes y villanos; dándole a tus empleados los villanos correctos, mejorarás tu oportunidad de ser un héroe.

6. Dar regalos.

La gente ama los regalos y a las personas que los dan por lo que se debes aprovechar la oportunidad de ser una fuente de alegría y generosidad. Esta práctica va más allá de repartir camisetas de la compañía y otros objetos olvidables. Dales a tus empleados algo que recuerden. Un regalo de promoción inesperada es muy valioso por su capacidad de estimular el apego psicológico y la lealtad.

7. Pregunta por los pequeños favores.

Todo el mundo quiere sentirse necesario. Acércate a tus empleados y pídeles que hagan un trabajo rápido que pueden lograr fácilmente. Puedes hacer esto con cada empleado cuyo trabajo realmente entienda. Establece que tus peticiones no deben tomar demasiado tiempo. De esa manera, será más probable que te hagan saber si la tarea que se les asignó fue difícil o no.

8. Pide disculpas por tus errores.

Las disculpas son poderosas y generan un sentido de empatía, virtud y responsabilidad corporativa. Hay que centrarse en los errores de tamaño medio y las derivaciones de tu disculpa en consecuencia.

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net