Log in

¿Cómo manejar la competencia desleal en la empresa?

La competencia es sana. Pero... ¿Qué sucede cuando se transforma a una actitud desleal? foto:eldinamo

Es necesaria y todos los profesionales lo saben. Sirve para crecer, desarrollarse, actualizarse, mejorar, proyectar y subir de nivel jerárquico. Sin embargo, la competencia profesional puede llegar a convertirse en un mal hábito que perjudique, no sólo al contrincante, sino a la dirección y objetivos de las empresas. Cuando esto sucede, lo mejor es encontrar una solución.

Todos hemos escuchado las frases “nadie tiene el puesto asegurado” y “sobre mi cadáver”; la competencia desleal es una fusión entre ambas. Cuando hablamos de directivos y puestos medio gerenciales la competencia sufre una disminución drástica – pues de cada 100 mujeres profesionistas, sólo 3 llegan a tener puestos directivos, y en el caso de los hombres: cinco de cada 100-, sin embargo, las capacidades, las habilidades y los conocimientos son mayores y con más exigencias.

Ante esta situación, la competencia se convierte en cosa de vida o muerte para muchos de estos profesionistas, transformándose en una competencia desleal.

“Este tipo de competencia es uno de los comportamientos más nocivos para las organizaciones. Para controlar la naturaleza de la competencia, es necesario que la empresa se preocupe por fomentarla de manera sana y frenarla cuando es sinónimo de una traición que perjudique el clima organizacional”, indica Trabajando.com.

Pero… ¿cómo podemos diferenciar la competencia sana de la desleal? Al respecto, Margarita Chico, directora Corporativa de Comunicación en Trabajando.com, explica algunas características que los profesionistas directivos ponen en práctica cuando se trata de una competencia insana:

Todo comienza por los celos y las inseguridades

Lejos de lo que podrían pensar algunos directivos, la soberbia, el autoritarismo, la imposición y el mal manejo de la competencia no son atributos de un líder, al contrario, estas características que también se ven en la competencia desleal son reflejo de grandes inseguridades como profesionistas y, en la mayoría de los casos, inducidas por celos.

“Son personas que quieren destacar y brillar a como dé lugar, estas inseguridades les provoca reaccionar con actitudes negativas hacia sus compañeros y colaboradores”.

La búsqueda del éxito profesional puede llevar a los colaboradores o directivos a enfrascarse en una pugna que dañará los objetivos de la organización.

No son buenas trabajando en equipo

Teóricos y especialistas han comprobado que el nuevo modus operandi de las empresas debe basarse en el trabajo en equipo. Desde su conformación – personas altamente calificadas- hasta su parte operativa –donde todos opinan, todos aportan y todos trabajan-, el trabajo en equipo es fundamental.

Cuando la competencia desleal invade a los directivos, estos no pueden trabajar con los demás, demostrando actitudes negativas: ellos no trabajan bien, no están preparados para esto, tengo que dar todas las ideas, yo soy quien hace todo en el equipo.

Complejo de superioridad

“Existen personas muy trabajadores, positivas y con alta confianza en sí mismos; esto no es malo. El problema surge cuando estos perfiles no tienen la suficiente o crecen completamente de inteligencia emocional, esto les obliga a llegar a un complejo de superioridad mal encaminado”, comenta Chico.

Otros comportamientos

• Son irritables e irritantes
• Ansiosos
• Culpan a otras personas para que ellos puedan brillar
• Obstaculizan el crecimiento de los demás sin razón aparente
• Ponen trampas, no informan bien o boicotean el trabajo en equipo para que los demás queden mal con los superiores
• Envidian con disimulo
• Destacan las fallas de los demás
• No son buenos líderes
• Distorsionan la realidad
• Son peleoneros

Consecuencias de una competencia desleal

Los expertos aseguran que un mal manejo de estas personas puede perjudicar la productividad de cada individuo, así como el ambiente laboral o la baja autoestima. Estas son algunas consecuencias:

Baja moral en los trabajadores, aumentando la rotación de personal. Un estudio realizado por Adecco, asegura que la tasa promedio del costo de rotación en una empresa es del 4.1%, en el sector de servicios es de 7.5% y en el entorno industrial es del 5.4%.

Impacta el servicio del trabajador, perjudicando directamente en la captación y retención de clientes. De acuerdo con la American Management Association (AMA), el 68% de los clientes que abandonan su relación comercial con una empresa, es debido a un deficiente servicio. Expertos en EU aseguran que reemplazar US$1 de un cliente perdido, cuesta US$10.

Fomenta un resentimiento, dando como resultado inevitable la salida de buenos líderes y trabajadores que buscan un mejor entorno laboral.

¿Cómo evitar la competencia desleal?

Todo se centra en la empresa, cada personaje puede tener su forma de dirigir a sus equipos, sin embargo, la empresa debe hacerse responsable de cada uno de sus líderes. La empresa Trabajando.com nos brinda algunos consejos que pueden ayudar a prevenir esta actitud negativa en las organizaciones, antes de llegar al despido:

1. Define objetivos individuales: es necesario que desde un principio entiendan que deben trabajar por alcanzar metas individuales, de manera que los trabajadores dirijan su competitividad a satisfacer las necesidades de la empresa, pero al mismo tiempo, que cada uno aporta algo importante para lograr un resultado grupal.

2. Reconoce los logros individuales o en equipo: cuando trabajen por un proyecto específico y aunque los objetivos sean individuales, se debe reconocer el logro y aporte de todos. Adjudicar sólo a algunos los logros, puede dar la sensación de que trabajan con propósitos cruzados. Además, esto permite que todo el mundo se beneficie del éxito, en lugar de que sólo los mejores trabajadores se lleven los éxitos.

3. Corregir inmediatamente los comportamientos perjudiciales: cuando está en juego la remuneración o beneficios individuales, algunos trabajadores podrían cruzar la línea del respeto y compañerismo al robar clientes, tomar el prestigio por el trabajo de otras personas o manipular una situación para obtener una ventaja desleal. Debe quedar claro cuál es la política interna de la empresa y cuáles son los comportamientos inaceptables.

4. Felicita y premia el comportamiento desinteresado: por ejemplo, si un trabajador sitúa las necesidades de su equipo sobre la suya o ayuda a otro a mejorar su desempeño, felicítalo públicamente y premia aquellas conductas, de manera que los demás entiendan que este tipo de personas necesita la empresa. Recuerda que el objetivo es fomentar la competencia cooperativa en vez de los intereses de cada uno.

Fuente:Altonivel

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net