Log in

Cómo diseñar un buen gobierno corporativo

Las prácticas de buen gobierno corporativo permitirán tener objetivos precisos. Foto:inalde.edu.co

Desde inconvenientes en el acceso a créditos, hasta disputas entre los accionistas, muchos de los problemas que enfrentan las empresas se deben a la falta de normas claras al interior de la organización.

Para solucionar estos asuntos, lo mejor que usted puede hacer es establecer prácticas de buen gobierno corporativo, que le permitirán tener objetivos precisos, optimizar procesos y mejorar las relaciones entre los propietarios de la compañía.

La Guía Práctica de Gobierno Corporativo de la Corporación Financiera Internacional, la Ocde y el Foro Global de Gobierno Corporativo señala que el primer paso para establecer un buen gobierno corporativo es identificar el beneficio que persigue con la instauración de un sistema eficiente de gestión.

El documento resalta que este modelo de gestión es útil para fines como acceder al capital, mejorar la respuesta a las presiones externas del mercado, equilibrar los intereses de los accionistas , resolver problemas de gobierno en las empresas familiares, garantizar la sostenibilidad de la empresa o lograr mejores resultados operativos.

Una vez identificado el beneficio perseguido, lo siguiente es alinear los objetivos de los distintos estamentos de la empresa, y comunicarlos para que todos los miembros de la organización los conozcan. A propósito de cómo llevar estas ideas de gobierno corporativo a toda la compañía, la directora de asuntos corporativos de LAN Colombia, María Lara, resaltó la importancia de la comunicación organizacional en el diseño de este modelo de gestión, durante el foro de LR e Inforpress sobre gobierno corporativo. De acuerdo con Lara, “la comunicación, en el tema de la cultura organizacional, es la que permite que esos principios de gobierno corporativo lleguen a todos los diferentes estamentos de la compañía”.

Luego de haber alineado los objetivos, lo siguiente que debe hacerse es fijar las prioridades de la organización, para mejorar así la distribución de recursos. Cuando se hayan alineado los objetivos y se tengan las prioridades claras, el próximo paso es ponerlo por escrito y formalizar todos esos principios en un código de buen gobierno.

Con el modelo establecido, el consejo directivo es el siguiente elemento de la empresa que hay que tratar. Esto, porque según Andrés Bernal, socio de Governance Consultants, “se necesita que las juntas directivas cuiden a las empresas a largo plazo”. Según Bernal, las juntas directivas son los elementos al interior de la compañía que pueden pensar en el mediano y largo plazo, contrario a los gerentes y directivos, que están concentrados en resolver todos los problemas que se presentan en el corto plazo.

Bernal señaló que otra de las funciones principales de una junta directiva es servir de interlocutor entre los accionistas y la dirección de la empresa, y en ese sentido los miembros de una junta deben ser capaces de conciliar puntos de vista disímiles por el bien de la organización.

Para lograr esto, Javier Salgado, director del Grupo Inforpress para la Región Andina, indicó que “el directorio debe ser profesional, diverso, debe contar con mujeres y personas de diferentes regiones, debe tener miembros independientes, capaces de emitir opiniones contrarias a las de quien los ha elegido”.

Luego de haber conseguido una buena junta directiva, lo que sigue es establecer claramente los canales y formas de comunicación entre el directorio, los dirigentes de la empresa y los propietarios, para luego pasar al fortalecimiento de los derechos de los accionistas. De esta forma se empodera a los pequeños propietarios y se establece qué hacer en casos de conflictos de intereses.

A propósito del tema, Jaime Moya, socio de Godoy & Hoyos Abogados, explicó que la legislación colombiana ha evolucionado en este tema, y debido a las disposiciones actuales, los accionistas tienen una responsabilidad con la organización, y por tal motivo deben tratar de actuar de manera acorde.

“El tema de las decisiones de las nuevas normas será hasta qué punto yo puedo ejercer mis facultades como accionista libremente. Hay que tener un interés legítimo para ejercer ese derecho como accionista”, indicó el socio de Godoy & Hoyos Abogados.

El siguiente paso en el establecimiento de buenas prácticas es crear y fortalecer los sistemas de gestión y fiscalización de la compañía para optimizar el manejo de los recursos. Finalmente, para lograr un buen gobierno corporativo se debe lograr que toda la información que comunique la empresa a sus públicos de interés sea transparente, para que los procesos al interior de la organización ganen credibilidad y puedan tener continuidad.

El manual para el gobierno corporativo

Excusas como ‘eso solo es para empresas grandes’ o ‘la adopción de estas políticas es muy costosa’ producen resistencia en los empresarios. Sin embargo, si usted tiene una pyme, y quiere empezar a aplicar el buen gobierno corporativo, puede descargar de la página de la Superintendencia de Sociedades la Guía Colombiana de Gobierno Corporativo para Sociedades Cerradas y de Familia. Este documento de 103 páginas, ajustado a la realidad colombiana, sirve de hoja ruta para las pequeñas y medianas empresas que están interesadas en mejorar su gestión.

Fuente:La República

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

SANTIAGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net