Log in

¿Cómo afectan los colores en el lugar de trabajo y en los estados de ánimo de los empleados?

Agregar color a los espacios de trabajo que no dicen nada puede mejorar la productividad y los estados de ánimo de los empleados. Foto:decoraciondeoficina.com

Los colores en el lugar de trabajo, ya sea que los de las paredes o las sombras de las alfombras, de los muebles o los escritorios, tienen un efecto profundo en las actitudes y los estados de ánimo de los empleados.

El color y sus efectos han penetrado en el lenguaje y descripciones de nuestras emociones (podemos estar en un "día negro" o sentir que "todo es color de rosas"), y los empleadores inteligentes han aprendido a dar en la tecla con el poder del color para crear un ambiente laboral efectivo.

Estudio de color

En 1999, los investigadores de Creighton University en Omaha, Nebraska, realizaron un estudio para determinar si el color influenciaba el estado de ánimo y la productividad de los empleados. En el estudio "Task Type, Posters, and Workspace Color on Mood, Satisfaction, and Performance" descubrieron que los colores influencian muchísimo el estado de ánimo de los empleados y al compromiso con la que los abordan su trabajo.

Los voluntarios del estudio trabajaron tanto en ambientes rojos como azules. Aquellos que trabajaron en áreas azules informaron haberse sentido más calmos y centrados y enfocados en el trabajo por períodos de tiempo más largos que aquellos que trabajaron en áreas pintadas de rojo. Los trabajadores en las áreas rojas se sintieron calurosos y más agitados y se distraían más fácilmente en sus tareas, incluso aquellas que importantes.

Colores cálidos

Los psicólogos y los diseñadores han discutido durante un largo tiempo sobre la idea de que el color puede influenciar bastante al estado de ánimo y al nivel de energía de un salón.

Por ejemplo, los colores cálidos, como los tonos en rojo, naranja y amarillo, son cálidos y alegres, y también tienden a avanzar y hacer que un salón luzca más chico. Estos colores inspiran energía, creatividad y productividad, pero también pueden producir sentimientos de agresión. No son relajantes ni tranquilizadores, pero sí crean un ambiente que motiva a la velocidad y la eficiencia. No es casualidad que los restaurantes de comida rápida tienden a usar mucho rojo en su decoración y presentación. Sin embargo, en una oficina abierta o ambiente centrado en el trabajo en equipo, los colores cálidos pueden dificultar la cooperación y terminar ayudando a crear una atmósfera de agitación, falta de enfoque y tensión.

Colores frescos

Los colores frescos, tranquilos, como los tonos de azules, verde o púrpura, tienden a ayudar a crear un ambiente más calmo y enfocado. Los tonos más claros de los colores frescos crear una sensación aireada y la idea de que hay más espacio, lo cual puede ayudar a los empleados a mantener un estado de ánimo más positivo. Los tonos azules y verdes a menudo se los asocia con los spas y los ambientes de relajación, por lo que pueden ser efectivos en los ambientes de trabajo con mucho estrés para ayudar a que los empleados estén tranquilos y productivos. Además, en un ambiente creativo, como una empresa de diseño o publicidad, agregar tonos púrpuras puede ayudar a estimular la creatividad mientras se fomenta el trabajo en equipo. Al mismo tiempo, usar mucho azul en el ambiente de trabajo puede producir fatiga, depresión o incluso mucha relajación, dificultando la productividad.

Diseñar espacios de trabajo

Diseñar el esquema de colores del área de trabajo no es una propuesta a todo o nada; la combinación de colores que eliges puede influencia en los estados de ánimo de tus empleados y crear el ambiente laboral ideal. Por ejemplo, si estás a cargo de un equipo creativo, pinta las paredes con un tono fresco de celeste-púrpura para fomentar el trabajo en equipo, y focos y acentos en amarillo brillante, como por ejemplo una obra de arte, accesorios o un adorno, para inspirar la creatividad y la energía.

Debido a que cada persona tiene sus propias preferencias y asociaciones respecto de los colores, incluso los colores que suponen ser relajantes o estimulantes pueden tener un efecto negativo en el estado de ánimo. Muchos ambientes de oficina comienzan con una base natural, como por ejemplo gris, tostado o blanco y luego agregan acentos de colores para añadir un interés visual e influenciar los estados de ánimo o permitirle a los empleados decorar sus propios espacios de trabajo individual.

Fuente:Ehow

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net