Logo

Italia: se dispara el riesgo país

italiacrisisLa ministra de Finanzas de Austria encendió la alarma al afirmar que Roma podría pedir un rescate para su economía. El gobierno italiano la desmintió, pero ayer debió pagar una tasa récord de interés de más de 6% para títulos a diez años.

Italia anunció ayer en el Parlamento una Operación Crecimiento para devolver confianza a los mercados y afrontar el descontento político interno. El primer ministro Mario Monti lanzó un desafío al afirmar que “ Italia no necesita la protección paralizante de los otros ” y que el gobierno de Roma no pedirá ayuda ni rescate para no terminar “gobernado por la troika del FMI, el Banco Central Europeo y la Unión Europea”.

La crisis existencial del euro arrastra a toda Europa pero en particular a la península, que para muchos es el próximo objetivo de la especulación internacional.

El Tesoro italiano debió ayer pagar tasas de interés de casi el 4% para colocar 6.500 millones de euros en títulos anuales, cuando en abril-mayo había pagado el 2,34%. El aumento del diferencial de riesgo (spread) con los bonos alemanes llevó el pago de interés por las transacciones a diez años a un poco más del 6%, que complican la financiación de la deuda a mediano plazo.

El riesgo de contagio de la crisis española, que llevó a un préstamo de 100 mil millones de euros a los bancos ibéricos, pone nerviosos a los italianos, aunque Monti dijo que “la situación es tranquila” y que los aumentos de las primas de riesgo “se deben a turbulencias en la eurozona por la situación en Grecia”. El domingo habrá elecciones en este país y la ansiedad crece por la perspectiva de que triunfen los grupos políticos que no están dispuestos a aceptar las recetas de rígida austeridad impuestas por la Union Europea.

La ministra de Finanzas de Austria, María Fekler, causó un revuelo enorme al afirmar que “visto los elevados intereses que debe pagar Italia para financiarse en los mercados, podría reclamar un rescate”. Monti le respondió de inmediato que era “inapropiado” que la ministra se metiera en los asuntos internos de otro país y la Fekler se retractó.

Pero en el aire siguió flotando el temor de que si se acentúa el descalabro del euro, Italia deba afrontar duras pruebas por la fragilidad que representa su deuda pública de dos billones de euros, el 120% del PBI. Monti pidió a los líderes políticos un fuerte respaldo para lanzar la Operación Crecimiento , mediante un decreto ya preparado con una serie de medidas de expansión. El premier dijo que “si en el Consejo Europeo del jueves 28 se aprueba un paquete creíble de medidas para el crecimiento, la prima de riesgo italiana disminuirá”. El descenso de las tasas de interés “facilitará la inversión para las empresas y protegerá a Italia de un posible contagio”.

Italia está en recesión estimada en un 1,4%, pero a nivel anual podría superar el 2%.crisis italia

El país ha perdido una década de desarrollo : la actividad económica está en el nivel de fines de los años 90. Los ingresos de los trabajadores han perdido el 3,2%, crece continuamente la desocupación y es visible el deterioro social.

Hay 9 millones de italianos con dificultades para obtener asistencia médica y en los últimos años la crisis ha provocado un aumento de los suicidios, que llegan a dos casos por día imputables al desastre que causa la recesión global.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schauble, con quien Monti se reunió ayer por la tarde en Berlín, elogió al gobierno italiano y afirmó que “Roma no está en peligro”. “Italia debe continuar con firmeza por el camino que ha elegido el gobierno de Mario Monti y si lo hará no habrá peligros”, señaló.

Los líderes políticos que respaldan al gobierno Monti y le dan una mayoría en el Parlamento al gabinete de banqueros y técnicos, advirtieron ayer al premier que los italianos “han llegado al límite de lo soportable” con el castigo de las medidas de austeridad sin precedentes. Solo la presión fiscal está llegando a un 45%, que arriba al 47,5 para los trabajadores dependientes. Pero la crisis existencial que podría poner fin a la aventura del euro, tiene hondas raíces y evidencia a su vez una profunda crisis política europea.

No se ha construido un verdadero sistema europeo, en forma paralela al desarrollo del euro en la década pasada. Sin la imprescindible unificación política, económica, de las políticas fiscales, de los presupuestos nacionales y de la política exterior y defensa, la Unión Europea y sobre todo la Eurozona no pueden afrontar la crisis de la globalización y se van hundiendo en el descalabro de las recesiones en cadena, y la impotencia frente a la acción de la especulación financiera internacional.

Fuente: Clarin.com

© Management Journal. All rights reserved