Log in

El naciente G4 del Pacífico latinoamericano

  • Published in Internacional

moises_bittan

Desde hace algunos meses se viene anunciando la intención de agrupar en un bloque económico a Colombia, Perú, Chile y México, concretamente en mayo próximo, con la intención de profundizar la integración y promover nuevos mercados en el Pacífico desde una plataforma común con acento latinoamericano, quedando pendiente desarrollar la hoja de ruta del bloque, con metas y cronogramas, el cual acordarán los presidentes de cada uno de estos países para la próxima reunión.

Con esto se busca formalizar la integración profunda entre ellos, acordando el mayor libre tránsito posible de capitales, servicios, productos y personas, para de esta manera crecer de manera más eficaz.

Se busca enlazar más tratados con los países del Foro de Cooperación Económica de Asia Pacífico, para consolidar el crecimiento y la prosperidad de los países del Pacífico, en materia de intercambio comercial, coordinación económica y cooperación entre sus integrantes, todo orientado a la promoción y facilitación del comercio, las inversiones, la cooperación económica y técnica y el desarrollo económico regional de los países y territorios de la cuenca del Océano Pacífico.

Indudablemente, los integrantes de este nuevo bloque, que se formalizará en pocos días, son practicantes de los valores democráticos, de la inversión modernizante y de la acción redistributiva del Estado.

Resulta interesante la formalización de este nuevo bloque, pues su objetivo general es formar una zona de libre comercio, estableciendo reglas claras y permanentes para el intercambio comercial, que permita el incremento de flujo comercial e inversión, así como también nuevas oportunidades de empleo y mejores niveles de vida.

Estos países tienen la convicción de que este nuevo grupo impulsará y complementará aún más sus respectivas metas de desarrollo.

Asimismo, sus objetivos específicos serían: la eliminación de obstáculos al comercio y facilidad de la circulación transfronteriza de bienes y servicios; promoción de condiciones de competencia leal; protección y hacer valer, adecuada y efectivamente, los derechos de propiedad intelectual; creación de procedimientos eficaces para la aplicación y cumplimiento del tratado, para su administración conjunta y solución de controversias; establecimiento de lineamientos para una ulterior cooperación entre sus miembros, regional y multilateral encaminada a ampliar y mejorar los beneficios; reducción de la vulnerabilidad de las exportaciones ante medidas unilaterales y discrecionales; fortalecimiento de las industrias de cada uno de los países miembros mediante un sector exportador sólido y competitivo, y como piedra angular: coadyuvar a la creación de empleos.

En cuanto al comercio de bienes, los beneficios conllevaría acceder a mercados con certidumbre, transferencia y acceso preferencial por sus ventajas geográficas, horaria y de reducción de costos de transporte; existencia de nichos de mercado con alto potencial para la exportación de sus distintos rubros; acceso permanente y seguro de exportaciones mediante la disminución progresiva de aranceles y barreras no arancelarias, así como mecanismos justos y expeditos para la solución de controversias; tratamiento preferencial de aquellos bienes originarios de la región con tendencia a promover la competitividad y protección de la industria nacional; compensaciones como medida de salvaguarda al país exportador; seguridad jurídica para alentar la innovación tecnológica y propiciar el desarrollo de proyectos competitivos; y por último: coordinación mejorada de los procesos productivos, distribución y venta de bienes y servicios en la región.

En cuanto a las reglas de origen y procedimientos aduaneros entre estos países, sería establecer un tratamiento preferencial a aquellos productos fabricados totalmente en la región; cambio en la clasificación arancelaria y de contenido regional, a través de los métodos de valor de transacción o de costo neto; y establecer certificado de origen con posibilidad posterior de modificación, previo acuerdo de las partes y de exigencia.

Con respecto al sector industrial y normas técnicas, estaría la eliminación inmediata, paulatina o desgravamen arancelario de múltiples productos que se comercializarán entre estos países; el apego al principio de trato nacional para el cumplimiento de normas técnicas y métodos; la utilización de normas internacionales como marco de referencia, buscando la convergencia futura de los sistemas; y finalmente la existencia de ámbitos específicos de cooperación que incluyen mecanismos de consulta, intercambio de información y notificación.

En el sector agropecuario y con las medidas sanitarias se tiene: la eliminación, disminución, desgravación arancelaria de las exportaciones agrícolas; apoyos internos, abaratamiento de insumos, acceso a mercados y subsidios a la exportación de productos agrícolas; el impulso a la infraestructura, programas sanitarios e investigación de productos específicos del sector agrícola; eliminar la incertidumbre por los aranceles estacionales, las barreras fitosanitarias innecesarias y otros obstáculos; establecimiento de normas de protección a la salud pública, medio ambiente y derechos del consumidor; la adopción, mantenimiento o aplicación de medidas sanitarias o fitosanitarias necesarias para la protección de la vida o la salud humana, animal o vegetal.

Entre los otros sectores que saldrían beneficiados están el intercambio del sector servicio, la inversión, los aspectos institucionales, compras de gobierno y propiedad intelectual. La cooperación económica, sin duda alguna, es un gran aporte al generar condiciones para mejorar la capacidad de uso de los acuerdos económicos y comerciales entre sus países miembros y, posiblemente, crear las condiciones para integrar y formar parte de nuevos miembros e incluso la adhesión de bloques intrarregionales ya establecidos.

 

*Esta columna fue publicada con anterioridad en ElMundo.com.ve.

Autor: Moisés Bittán

Experto en comercio internacional, ex presidente de la Cámara de Comercio Venezolana Colombiana (Cavecol).

Argentina

BUENOS AIRES
Argentina
Tel/Fax: (54 11) 5368 2230
arg@managementjournal.net

Chile

STGO DE CHILE
Chile
Tel/Fax:
(56 2) 570 8479
chi@managementjournal.net

Colombia

BOGOTÁ
Colombia
Tel/ Fax: (57 1) 381 9318
col@managementjournal.net

United States

NEW YORK
United States
Pho/Fax:
(1 917) 677 2079
usa@managementjournal.net

Mexico

MÉXICO D.F.
México
Tel/Fax:
(52 55) 4628 2612
mx@managementjournal.net

España

MADRID
España
Tel/Fax: (34 91) 123 159
es@managementjournal.net